ORDEN DE PESCA EN MADRID – 2014


Repercusiones en la pesca:

  • Artículo 9. Especies objeto de pesca.
    Las incluidas en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras cuya introducción se produjo con anterioridad a la entrada en vigor de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad, podrán emplearse artes y métodos de pesca con el fin de evitar que se extiendan fuera de los límites de sus áreas de dis- tribución las siguientes especies: — alburno (Alburnus alburnus) — black-bass(Micropterus salmoides) — gambusia (Gambusia holbrooki) — lucio(Esox lucius) — lucioperca (Stizostedion lucioperca.)

  • En la Comunidad de Madrid se prohíbe el empleo de señuelos de más de tres anzuelos y cualquier aparejo de más de tres posturas, salvo aquellas actuaciones o aquellos tramos con fines de control poblacional en que así esté expresamente autorizado.

El consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio.
Fdo.: Borja Sarasola Jáudenes.

Una Respuesta

  1. Imagen de perfil de Jose C Bermejo Salamanca
    Jose C Bermejo Salamanca

    La demostración de la incongruencia de algunos aspectos de las normas de pesca de la Comunidad de Madrid queda patente cuando se prohíbe la pesca “en las aguas de toda la Comunidad” con señuelos con más de una potera.
    Esta norma pudiera ser aceptable si se hubiese puesto a continuación “en todas las aguas declaradas trucheras”, pero en el resto de la aguas no tiene justificación alguna ya que tales señuelos son los idóneos para la pesca del lucio y del black bass, especies declaradas alóctonas. Es decir que por un lado se quieren limitar a las especies alóctonas y por otra parte se prohíben los señuelos adecuados para hacerlo. Incomprensible e irracional.
    En fin, que tenemos unos lumbreras legislando en esta materia que si fueran sometidos a un examen medianamente riguroso irían a engrosar la filas del paro.
    Eso por no comentar toda una serie de fallos en la normativa para el año 2015 donde no se indica la talla mínima para la truchas común (B.O.C.M. nº 39, pag. 248), se reseña un cupo erróneo en algún coto truchero, representantes de los pescadores elegidos por la propia Administración entre las “organizaciones más representativas”, sin que se conozcan cuales son los criterios en que se basan, etc. etc.
    Un desastre de los muchos que hay pero en el que nunca hay responsables. En una empresa privada esos fallos e incongruencia darían lugar a ceses y traslados pero, al parecer, en las Administraciones públicas los padrinos políticos amparan todo. Me temo que para poder solucionar algo tendremos entonces que empezar por cesar a tales padrinos.

    Responder

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.